Viaje fotográfico a Venecia

Blog

Tanta agua puede no parecer lo más adecuado para las delicadas cámaras digitales. En las últimas semanas una de las ciudades más fotografiadas del mundo ha sido inundada por el acqua alta. Un panorama poco recomendable para dar un paseo con el equipo fotográfico. El agua hizo muchos daños, pero, por suerte, Venecia conserva sus monumentos, sus fascinantes rincones escondidos, su Piazza San Marco y su unicidad. 

Si no fuera que este año noviembre ha sido desastroso, le hubiera aconsejado a cualquiera de visitarla durante este mes. La neblina, el anochecer temprano acompañado por un aire melancólico le añaden aún más magia y misterio. Los mantiene, a pesar de la cotidiana invasión de los turistas y …de sus cámaras. Es suficiente con el saber perderse, desviarse del recorrido principal. Ir a Venecia y es uno de los viajes fotográficos que merece la pena hacer por lo menos una vez en la vida. 

Calle en Venecia

Los momentos fotográficos aquí sobran. El paisaje urbano tan singular, los puentes sobre los canales, los detalles arquitectónicos capturarán vuestros encuadres. De la misma forma os llamará la atención la vida cotidiana de sus residentes, de la interacción entre los venecianos y los turistas. Un entorno ideal para los aficionados a la Street Photography

Venecia no es solo historia, monumentos, canales. Es también una ciudad que celebra sus fiestas a lo grande. El Carnaval es una de los eventos principales y es una ocasión para practicar y aprender fotografía. Aquí el disfraz de carnaval es una obra de arte y como tal quiere exhibirse. Así que no tendréis dificultades para retratar a los veneziani que salen a la calle con su elaborado y precioso disfraz para dar un paseo. 

Arsenale Venezia

Venecia en verano puede ser un reto y no es la mejor época para emprender viajes fotográficos.  El calor es, a veces, insoportable y el número de visitantes aumenta, pero julio es el mes de otra gran fiesta veneciana: la Festa del Redentore, que se celebra en el barrio de La Giudecca y conmemora el  fin de la epidemia de peste que golpeó a Venecia entre el 1575 y el 1577. Sus momentos álgidos son el portentoso espectáculo pirotécnico y las regatas en las cuales compiten embarcaciones típicas venecianas. 

Si nos os atrevéis a perderos y dejaros llevar por los meandros venecianos solos, podéis conseguir un guía o incluso apuntaros a una excursión fotográfica con curso incluido. Una oportunidad  más para aprender fotografía