El viaje fotográfico como experiencia formativa

Blog

Viajar: hay muchos tipos de viajes, pero todos suponen hacer un recorrido que nos enriquece y nos hace cambiar de perspectiva. El viaje es una experiencia formativa desde todos los puntos de vista. ¿Por qué entonces no aprovechar el camino para aprender fotografía? Lo podemos hacer solos, poniéndonos unos objetivos e ir practicando, o en grupo, apuntándonos a un viaje fotográfico.

Un posible hoja de ruta podría ser realizar una serie de imágenes en las cuales nos centramos en los recursos técnicos que nos sirven para desarrollar nuestro lenguaje visual: el control de la profundidad de campo y la velocidad de obturación.

Otra opción es realizar unas serie de fotografías poniendo la atención en las simetrías o en las sombras. O practicar lo aprendido en el último curso de fotografía. Los más expertos pueden aventurarse en el proyecto de un reportaje temático completo. Quizás pueda constituir el núcleo de una futura exposición.

Chica con cámara haciendo foto de paisaje

Fotógrafos de viaje

Ya se ha mencionado que ir viendo el trabajo de otros fotógrafos nos ayuda a aprender a mirar y a mejorar nuestras imágenes. Por lo que se refiere a la fotografía de viaje, Instagram es una galería interminable de ejemplos. Sin embargo, solo algunos instagrammers alcanzan un estilo propio y una fuerza comunicativa excepcional. Entre los autores que merece la pena seguir en la red social se encuentran algunos de los mejores fotógrafos y fotógrafas de viaje a nivel mundial:

Paisaje mcon montañas y lago al atardecer

Destinos

Ante todo, hay que elegir un destino conforme al tipo de fotografía que nos interesa: de paisaje, de naturaleza, la street photography o la fotografía de arquitectura. Para los amantes de estas dos últimas disciplinas, las metrópolis modernas son una fuente inagotable de inspiración. A veces, las ciudades un poco más pequeñas pueden traer sorpresas, esconder joyas arquitectónicas y una vida urbana muy animada. Róterdam, por ejemplo, tiene un envidiable patrimonio de arquitectura contemporánea (como el Market Hall, diseñado por el estudio MVRDV), u Oporto, con obras de los arquitectos Álvaro Siza, Eduardo Souto de Moura y Rem Koolhaas.

Otra etapa es planificar detalladamente el itinerario y asegurarnos que las herramientas de trabajo no tengan desperfectos. La maleta con todo lo necesario hay que prepararla con tiempo: los objetivos que nos servirán, una batería de repuesto, cargadores, eventuales filtros, flash.

Fotógrafo con cámara en las selva

Si no lo tenéis claro lo del destino y no tenéis tiempo para planificar la ruta, los viajes fotográficos organizados son una excelente solución a estos límites. Os podréis despreocupar de elaborar el itinerario y de toda la logística. Las agencias organizan estos viajes de forma que los participantes visiten lugares atractivos y sugestivos
no solo desde el punto de vista fotográfico. La idea es disfrutar de la naturaleza, ir conociendo culturas y costumbres diferentes, acercarse a lo cotidiano de la gente del lugar.

Una de las agencias con más experiencia en este ámbito es la barcelonesa Artisal Travel Photography. Entre sus destinos se encuentran países como Japón, Estados Unidos, Cuba, India, Etiopía, Madagascar. Phototravel con sede en Madrid, es otro referente en el sector, con viajes a Islandia, Etiopía, India…

1 comentario en “El viaje fotográfico como experiencia formativa

Los comentarios están cerrados.