Berlín y la fotografía

Blog

De viaje a Berlín: cualquier excusa es buena para echar dos cosas en la maleta y coger el avión. Sus paisajes urbanos y sus museos son solo algunos de los atractivos de la capital alemana. El móvil que llevo encima tiene una doble cámara más que decente, pero ciudades como esta merecen algo más. Todavía no poseo una  elegante reflex mirrorless. La vieja compañera Nikon D610 con un objetivo zoom apto para resolver cualquier situación ocupa un tercio de la maleta. Busco otra solución, al fin y al cabo, no voy a Berlín por encargo del National Geographic. No tengo la menor duda de que mi compacta Canon, con su objetivo luminoso  y con la opción de tomar fotos en el formato raw, estará a la altura de la misión berlinesa.

Es la tercera vez que visito Berlín, ya he tenido la oportunidad de admirar las colecciones de los museos que se encuentran en la Museuminsel. También he visitado el Museo de la Historia alemana – Deutsches Historisches Museum, una experiencia enriquecedora, un viaje que empieza en el año 100 a.C. y acaba en el siglo XXI.

Esta vez solo pensaré  en patear los barrios berlineses  y entretenerme con un poco de street photography.  Y quiero visitar las instituciones y las galerías más emblemáticas dedicadas a la fotografía. Empiezo mi recorrido en la parte noreste de la ciudad, en Prenzlauerberg,  un barrio de moda  por el cual se pueden ver pasear estudiantes, artistas, familias con niños.

Sigo hacia otro barrio vivaz y encantador, Friederichshain. Me concedo largo paseo por la avenida Karl Marx Allee conocida por sus edificios en estilo soviético. La arquitectura socialista es todo menos que liviana, pero tiene algo de irreal que siempre me ha fascinado. Llego justo en un buen momento de luz, rasante sobre las fachadas de un lado de la avenida. Aprovecho para unas sacar varias fotos. El formato raw me permitirá optimizar la exposición y el contrastes. Hará falta una corrección de las horizontales y verticales para que las imágenes finales se parezcan más a las fotos de arquitectura profesionales.

La próxima etapa es el Museo de la Fotografía que acoge la Fundación Helmut Newton y la colección de fotografía de la Kunstbibliothek. El Museum für Fotografie está en la otra punta de la ciudad, en Charlottenburg. No queda más remedio que coger el metro para llegar hasta allí. Su sede es un elegante edificio neoclásico, un antiguo casino militar. En sus salas se exponen, en exposiciones cambiantes, las obras de Newton, así como algunos objetos personales del artista, y las fotos de la colección de la Biblioteca de Arte. Este rico y variado fondo cuenta con imágenes de diferentes temáticas y de distintas épocas, desde el siglo XIX hasta nuestros días.

Para llegar a otro punto de interés, la galería fotográfica C/O Berlin, solo tengo que cruzar una calle. Esta galería no solo organiza exposiciones de los fotógrafos más relevantes a nivel mundial, sino también conferencias y charlas. Hasta el 1 de diciembre se puede visitar la retrospectiva dedicada al fotógrafo estadounidense Nicholas Nixon.

Las energías se van agotando, pero otro centro que valdría la pena visitar el la galería Camera Work. Casualmente también se encuentra en el barrio de Charlottenburg en la calle Kantstrasse y durante todo el año acoge exposiciones tanto de fotógrafos ya consagrados como de nuevos talentos.

De viaje a Berlín: cualquier excusa es buena para echar dos cosas en la maleta y coger el avión. Sus paisajes urbanos y sus museos son solo algunos de los atractivos de la capital alemana. El móvil que llevo encima tiene una doble cámara más que decente, pero ciudades como esta merecen algo más. Todavía no poseo una  elegante reflex mirrorless. La vieja compañera Nikon D610 con un objetivo zoom apto para resolver cualquier situación ocupa un tercio de la maleta. Busco otra solución, al fin y al cabo, no voy a Berlín por encargo del National Geographic. No tengo la menor duda de que mi compacta Canon, con su objetivo luminoso  y con la opción de tomar fotos en el formato raw, estará a la altura de la misión berlinesa.

Es la tercera vez que visito Berlín, ya he tenido la oportunidad de admirar las colecciones de los museos que se encuentran en la Museuminsel. También he visitado el Museo de la Historia alemana – Deutsches Historisches Museum, una experiencia enriquecedora, un viaje que empieza en el año 100 a.C. y acaba en el siglo XXI.

Esta vez solo pensaré  en patear los barrios berlineses  y entretenerme con un poco de street photography.  Y quiero visitar las instituciones y las galerías más emblemáticas dedicadas a la fotografía. Empiezo mi recorrido en la parte noreste de la ciudad, en Prenzlauerberg,  un barrio de moda  por el cual se pueden ver pasear estudiantes, artistas, familias con niños.

Sigo hacia otro barrio vivaz y encantador, Friederichshain. Me concedo largo paseo por la avenida Karl Marx Allee conocida por sus edificios en estilo soviético. La arquitectura socialista es todo menos que liviana, pero tiene algo de irreal que siempre me ha fascinado. Llego justo en un buen momento de luz, rasante sobre las fachadas de un lado de la avenida. Aprovecho para unas sacar varias fotos. El formato raw me permitirá optimizar la exposición y el contrastes. Hará falta una corrección de las horizontales y verticales para que las imágenes finales se parezcan más a las fotos de arquitectura profesionales.

La próxima etapa es el Museo de la Fotografía que acoge la Fundación Helmut Newton y la colección de fotografía de la Kunstbibliothek. El Museum für Fotografie está en la otra punta de la ciudad, en Charlottenburg. No queda más remedio que coger el metro para llegar hasta allí. Su sede es un elegante edificio neoclásico, un antiguo casino militar. En sus salas se exponen, en exposiciones cambiantes, las obras de Newton, así como algunos objetos personales del artista, y las fotos de la colección de la Biblioteca de Arte. Este rico y variado fondo cuenta con imágenes de diferentes temáticas y de distintas épocas, desde el siglo XIX hasta nuestros días.

Para llegar a otro punto de interés, la galería fotográfica C/O Berlin, solo tengo que cruzar una calle. Esta galería no solo organiza exposiciones de los fotógrafos más relevantes a nivel mundial, sino también conferencias y charlas. Hasta el 1 de diciembre se puede visitar la retrospectiva dedicada al fotógrafo estadounidense Nicholas Nixon.

Las energías se van agotando, pero otro centro que valdría la pena visitar el la galería Camera Work. Casualmente también se encuentra en el barrio de Charlottenburg en la calle Kantstrasse y durante todo el año acoge exposiciones tanto de fotógrafos ya consagrados como de nuevos talentos.

1 comentario en “Berlín y la fotografía

Los comentarios están cerrados.